Navegar / buscar

Zacatecas deslumbrante

José Guillermo P.H.

La creación y posicionamiento de una marca de cualquier índole es un proceso que requiere mucho esfuerzo, tiempo y recursos. Es por ello que las grandes empresas invierten cantidades millonarias tan sólo en estar recordando a las personas su respectiva marca, ya sea con patrocinios, anuncios espectaculares, spots o más recientemente, de la mano de influencers.

Nadie en su sano juicio abandonaría una marca que funciona y está posicionada para empezar de cero ¿por qué alguien echaría por la borda los recursos invertidos en una tarea tan complicada y costosa como lo es el posicionar una marca? Lo que en el mundo de los negocios parece simple sentido común, en la política parece ser un pensamiento exótico.

De ahí que la marca turística con que se reconoce a nuestro estado haya sido abandonada ¿Cómo podría utilizarse algo creado por el adversario? Eso sería como reconocer que, así como cualquier gobierno comete errores, también existieron los aciertos… y eso va contra toda la narrativa del actual gobierno estatal en la que absolutamente todo es culpa de los gobiernos anteriores ¡Hasta los socavones! -Seguramente Felipe Calderón vino a nuestro estado y por la noche cavó en el subsuelo zacatecano para generar semejante problema-.

La imagen con la que se promocionó a Zacatecas en el tianguis turístico fue francamente lastimosa; el descuido y la nula importancia que dieron al tema fueron más que evidentes, ojalá que alguien le explique a las personas responsables que la marca Zacatecas Deslumbrante ya se encuentra posicionada y para los turistas -a quienes va dirigida- les recuerda a nuestro estado y sus características, ninguno piensa en el exgobernador Tello al ver la imagen con que se promocionó a Zacatecas durante los últimos años.

Cualquier asesor con conocimientos en el tema -que sea eso, un asesor; no un quedabien’-, le dirá a nuestros gobernantes que lo mejor para continuar con los esfuerzos de atraer turismo a Zacatecas es continuar con la marca que ya existe.

La imagen de austeridad y simpleza que utiliza el gobierno de David Monreal puede dar un buen mensaje a los Zacatecanos -en especial a aquellos que comulgan con sus ideales- y ser adecuada para los tiempos que corren, pero nunca, de ninguna manera, servirá como marca turística.

Esa costumbre de destruir lo construido por el gobierno anterior es una de las razones por las que resulta tan difícil lograr proyectos que trasciendan más allá de un sexenio, lo que nos coloca en una seria desventaja en términos de desarrollo económico y cultural; solo basta recordar cómo se dejó perder un evento de relevancia internacional como el Hay Festival cuando el entonces gobernador Miguel Alonso traía un discurso muy similar al de David Monreal: todos los males eran culpa de Amalia García y había que deshacer todo lo que hizo.

Ojalá se alcanzara la madurez política en nuestro estado para aprender a construir sobre lo ya edificado y no dedicarse primero a echar abajo todo lo existente. Por fortuna parece que las reacciones de diversos sectores de la sociedad, principalmente aquellos ligados al sector turístico fueron notadas por el gobierno estatal, pues si bien ya habían desaparecido la marca por completo de las redes sociales de la Secretaría de Turismo, el viernes pasado reapareció. Bien por escuchar la crítica y corregir.

Dejar un comentario

nombre*

Correo electrónico* (no publicado)

sitio web