Navegar / buscar

Palabras Tatuadas

AMPARO BERUMEN

Por los 75 Años de vida, del creador tamaulipeco
Alejandro Rosales Lugo, nacido un 7 de Febrero.

El poeta y pintor tamaulipeco Alejandro Rosales Lugo, ha llevado una y otra vez su obra fuera de nuestro país. Recuerdo aquella colección presentada en la Galería CASA UNAM-USA de San Antonio, Texas, localizada en el número 600 Hemisfair Park en los linderos del rio, en pleno corazón de la ciudad. Por más de 60 años de vida cultural, este recinto es la primera extensión de la UNAM en el extranjero, y por él han pasado los más importantes artistas y escritores de México. Para el tamaulipeco fue muy significativa esta muestra que reunió obras de mediano y gran formato, integrada por 14 óleos y una tinta, con el título, Palabras Tatuadas.

El hermoso catálogo de esta colección incluyó comentarios de escritores y artistas nacionales y extranjeros (México, Argentina, España, Estados Unidos), en una edición bilingüe. Leamos la página que nos dicta el perfil del artista: “El pintor y escritor Alejandro Rosales (Tamaulipas, México) realizó estudios de Filosofía en la Universidad Nacional Autónoma de México, en el Instituto Tamaulipeco de Bellas Artes, y en la Academia de Bellas Artes en Roma, Italia. Profesor de diseño en la Universidad La Salle campus Victoria. Dirige su taller-galería, e imparte historia del arte, pintura y gráfica. Ha expuesto en México en el Festival Internacional Cervantino de Guanajuato, en el Palacio de Bellas Artes, en la Bienal Nacional de Dibujo José Clemente Orozco de Guadalajara, Pinacoteca del Estado de Nuevo León en Monterrey, en el Centro Cultural Tamaulipas, entre otros importantes recintos. Su obra se ha exhibido también en Roma, Italia: Galería Francisco A. Ripa, la Vecchia Talpa. En Sevilla, España: Galería la Carbonería. En Estados Unidos: Galería de la Universidad de Dakota del Sur, St. Michael’s College, VT. Museo Internacional de McAllen, Museo de Harlingen, Galería de la Universidad de Edimburgo, en Texas. En Buenos Aires, Argentina: Galería Políglota. En Malasia, en el Museo Penang y la Universidad de Malasia. Ha realizado nueve importantes obras murales en edificios públicos y privados (…)

Me es muy grato compartir a usted el texto de mi autoría para el catálogo Palabras Tatuadas:

“PUNTO Y SEGUIDO: Si llegas alguna vez, mi querido Alejandro, a un territorio lleno de monumentos, de paisajes metidos en lienzos, de cosas que tienen dueño, no hagas caso de ello. Mejor piensa que todo frente a tus ojos puede ser transformado, intervenido. Pero acaso no eres tú la persona a quien haya que decir esto. Tú el inmensamente libre, el amigo inconmensurable, el brujo adivino que presume de leer el futuro, el que habla y habla sin encontrar quizá la palabra exacta. Tú el que busca lo fruitivo en la savia de la tierra, en una mirada, en los frutos promiscuos y en los otros. Tú el descubridor de amigos, de nuevas técnicas, de aves que alto vuelan. El que no descansa queriendo ganarle al tiempo la carrera, tic tac, tic tac

“Tu pincel hace aflorar mi imaginación, trazos que atraviesan por igual el viento tibio y el bramido del mar. Andares de ida y vuelta, de poeta que se concede todas las licencias porque, dicen, así estaba escrito desde el principio. O lo escribiste tú mismo como guiño a escondidas. O ya otros lo habían escrito hace siglos. ¿Qué importa? Aquí de lo que se trata es de agilizar, de pausar. Se trata de apretar y soltar. De jugar con nuestra imaginación y llevarnos al deleite.

“Es seguro que Alejandro nació con una revolución interior, con una intransferible obligación de crear. Abre cada mañana su ventana y huele el viento a café y a proyecto. Huele a albahaca y a yerbabuena. A canela. Él celebra la lluvia temprana, la sierra exuberante recién bañada. Celebra a las mujeres y deja escapar las palabras como no queriendo porque quiere (escribe a cualquiera hora con ruidos y silencios). Pincela con sus sueños los azules cobalto, los verdes tiernos, el cintilar de las luciérnagas; lleva el paisaje al rojo vivo, al amarillo, a las páginas de los libros.

“La Naturaleza se complace en sus ocultaciones, escribió Heráclito. Ella juega con luces y sombras mostrándose y ocultándose, y Alejandro cree que toda le pertenece. Tan creído está, que la lleva y la trae, la piensa como le viene en gana, le escribe poemas. La pinta clara y borrosa, la viste y la desviste, le hace el amor y luego se queda dormido como si nada, creyendo a pierna suelta que los ángeles velan el sueño de los poetas. Al día siguiente es igual pero no es lo mismo. Hoy no es ayer ni mañana. Y yo no podré llegar al punto final de este escrito, porque con Alejandro todo es punto y seguido”. 

amparo.gberumen@gmail.com

Dejar un comentario

nombre*

Correo electrónico* (no publicado)

sitio web