Navegar / buscar

Empresa de Elon Musk desarrolla implantes cerebrales

En las pruebas realizadas, un mono fue capaz de controlar una computadora con su cerebro

La Startup secreta de Elon Musk de “interfaz cerebro-máquina», Neuralink, salió de las sombras, revelando su progreso en la creación de un dispositivo implantable inalámbrico que, en teoría, puede leer la mente.

En un evento en la Academia de Ciencias de California en San Francisco, Musk reveló los logros de la startup desde que la fundó en 2017 con el objetivo de evitar lo que considera una «amenaza existencial para la humanidad“: que la inteligencia artificial (IA) supere a la inteligencia humana.

Luego de dos años, Neuralink afirma haber logrado importantes avances hacia el objetivo de Musk de hacer que la inteligencia humana y la artificial funcione en «simbiosis». Neuralink dice que ha diseñado «hilos» muy pequeños, más pequeños que un cabello humano, que pueden inyectarse en el cerebro para detectar la actividad de las neuronas. También dice que ha desarrollado un robot para insertar esos hilos en el cerebro, bajo la dirección de un neurocirujano.

«Creo que esto será importante a escala de civilización“, dijo Musk en el evento. “Incluso bajo una IA benigna, nos quedaríamos atrás. Con una interfaz cerebro-máquina de gran ancho de banda, tendremos la opción de mantenernos a la par de ésta”.

A pesar del temor de Musk a la IA, las aplicaciones prácticas a corto plazo de implantar chips en el cerebro son médicas. Como señaló el presidente de Neuralink, Max Hodak, en el evento, científicos y médicos han trabajado durante décadas en dispositivos y otros medios para interactuar directamente con el cerebro, desde implantes cocleares hasta tratamientos de estimulación cerebral profunda para la enfermedad de Parkinson.

El dispositivo Neuralink sería una mejora significativa con respecto a la tecnología más avanzada de hoy, afirma Musk, con 1,000 veces más electrodos interconectados con el cerebro que el dispositivo líder aprobado por la FDA utilizado para los pacientes de Parkinson.

Neuralink planea buscar la aprobación de la FDA para un ensayo clínico en humanos en 2020, con una versión de su dispositivo que «estaría destinada únicamente a pacientes con enfermedades médicas graves no cubiertas», dijo el Dr. Matthew McDougall, neurocirujano jefe de Neuralink. El primer ensayo clínico se dirigirá a pacientes con parálisis completa debido a una lesión en la médula espinal superior e involucrará la instalación de cuatro de los implantes de Neuralink en el cerebro de los pacientes.

Pero la compañía hasta ahora sólo ha probado sus dispositivos en animales, cosa que Musk y Hodak reconocieron como un tema «sensible». Si bien se sabía anteriormente que Neuralink estaba probando su producto en ratas, Musk reveló durante una sesión de preguntas y respuestas que la compañía también está trabajando con científicos de la Universidad de California, Davis, para realizar experimentos con monos.

«Definitivamente necesitamos dirigirnos al elefante en la habitación, al mono en la habitación», bromeó Musk. “Un mono ha sido capaz de controlar una computadora con su cerebro. Sólo para su información.»

Después de ser ligeramente amonestado por Hodak por revelar esa información, que no estaba incluida en un documento técnico que Neuralink proporcionó a algunos medios de comunicación antes del evento, Musk respondió: «El mono va a salir de la bolsa».

Sin embargo, el lento ritmo de lograr la aprobación regulatoria para un implante médico no ha frenado la imaginación del personal de Neuralink. Ellos prevén un futuro en el que implantar estos dispositivos, un proceso que actualmente requiere perforar pequeños agujeros en el cráneo, será tan simple y de bajo riesgo como un procedimiento de Lasik.

Musk dijo: «Esto tiene un muy buen propósito, que es curar enfermedades y, en última instancia, asegurar el futuro de la humanidad».

Con información de The Guardian

Dejar un comentario

nombre*

Correo electrónico* (no publicado)

sitio web