Navegar / buscar

ECLECTIS

Raymundo Carrillo

Un perfil considerablemente destacable del proceso para seleccionar quien encabezara el Frente Amplio por México, guarda varios ejemplos: las finalistas fueron mujeres; se propuso un procedimiento de selección primaria; hombres declinando, los partidos políticos al interior del Frente dieron en todo momento la iniciativa a los ciudadanos no partidistas; pero el más destacable sin lugar a dudar, ha sido la fuerte cantidad de población que ocurrió a participar.

El ejercicio democrático, sostenido con foros de exposición de los aspirantes, con un permanente estudio demoscópico que terminaría en una Consulta con mesas públicamente instaladas atendidas por ciudadanos no partidistas con papeletas e insumos propios de un sufragio para la ciudadanía que previamente se había inscrito en un padrón que sería el listado oficial para emitir su simpatía, es otro trabajo que, ha de reconocerse modelo para erradicar el famoso “dedazo” o designación no democrática del final postulante.

La delicada declinación de una de las dos mujeres por la otra, ha dejado un sabor de madurez, sensatez y cordura, entre las mujeres y los hombres, como muestra para la recuperación de la ética y proceder correcto, apropiado de la política que durante tantos años ha sido denostada y despreciada en sus mejores formas de ser. Mostraron Beatriz Elena Paredes Rangel y Bertha Xóchitl Gálvez Ruíz, como se recupera la credibilidad en el proceder democrático.

Los mas de dos millones doscientas mil personas quienes finalmente quedaron incluidas al listado para ocurrir a las urnas, fueron una cantidad que no reflejaron el pleno de las que se registraron, en el registro se rebasó indudablemente los tres millones de personas, el caso es que, por un acuerdo previo del Frente, al quedar verificado por el INE el procedimiento, se decidió no aceptar registros de quienes estuvieran afiliados en partidos ajenos al Frente, cuidando se reservara por legalidad que, el evento fuere con la característica segura de ser interno.

Siendo el INE el depositario legal de los padrones últimos de cada Raymundo Carrillo partido, eso fue muy preciso. Sin duda fue de múltiples filos cortantes la decisión de excluir la libertad de registro, ya que, un millón de personas no pudieron haber ocurrido a las mesas de la consulta y ejercido su emisión de simpatía.

Pero, cabe aclarar también, haber aceptado esos registros podía haber sido una maniobra planeada por el oficialismo -quien ha mostrado mucho, que le gustan los planes a, b, c, etcétera. Y, no todos sanos o buenos, la mayoría anticonstitucionales o violando Leyes y Constitución- pues, el evento tal cual, además, pendía como la espada de Damocles, en la amenaza de convertirlo en un indeseable conflicto del tipo del Rosario de Amozoc.

Por otra parte, se dejó fuera a ciudadanos quienes sin duda, ya están arrepentidos de su voto en el 2018 por la 4t, pero, en el 2024, podrán ratificar su rechazo a ese pseudo modelo de gobierno. Esos millones de ciudadanía manifestada pacíficamente, sin importar Dante Delgado Rannauro y su fracción del Partido MC, son y serán, la diferencia de votos a favor del triunfo hacia donde se inclinen.

Pero, lo más interesante es que, son una muestra del despertar del abstencionismo mexicano. En el momento en que el abstencionismo deje de serlo, cualquiera que sea el proyecto que gane, tendrá no solo el apoyo, sino además la presión suficiente para hacer un buen gobierno.

A la oposición del oficialismo actual, únicamente le falta la construcción de un sólido y atractivo proyecto de gobierno para nuestro país; hay tiempo suficiente, de sobra si es bien aprovechado.

Que no se desperdicie el tiempo tenido en loas, porras y halagos a la postulación habida; no trabajar pública y trasparente un buen proyecto democrático de gobierno, no buscarlo y encontrarlo, sería retroceder en el avance ganado.

Para Zacatecas, la firma activa que fue la más destacada de políticos, hoy tiene al Estado en un interminable conflicto variopinto; hay un gobierno despreocupado por el descuido de sus responsabilidades básicas.

El siguiente informe del gobernador está copado de inconformidades por ciudadanía organizada, nulo tacto político para convocar y en efervescencia desbordada por legítimas dudas sobre las cifras económicas en su ejercicio. Una raya más, a la cebra.