Navegar / buscar

Delegado zacatecano en Aguascalientes

Jaime Santoyo Castro

Allá por el año de 1988, cuando fungí como líder estatal de la CNOP, conocí a Rodrigo Román, quien era el Presidente de la Colonia Benito Juárez en la ciudad de Zacatecas. Era un joven aguerrido que luchaba todos los días por mejorar las condiciones de los habitantes de su colonia y logró que hubiera espacios deportivos, lechería de Liconsa, drenaje, agua potable, que se hicieran banquetas y pavimentado de calles, organizaba torneos deportivos; en todas sus actividades procuraba incluir a los jóvenes que tenían así, ocupaciones que los alejaban de conductas inadecuadas. Convidaba su entusiasmo a los demás Presidentes de Colonia, quienes seguían su ejemplo y así se formó en aquellos entonces una fraternidad de la gente de las colonias de Zacatecas, que seguramente muchos ahora jefes de familia recordarán con aprecio.

Luego fue Secretario del Ayuntamiento con un gran personaje como lo fue el Ingeniero Julián Ibargüengoitia Cabral, y también fue candidato a Presidente Municipal y en alguna época, emulando al siempre recordado Don Rufis Taylor, se dedicó a vocear por las calles de Zacatecas.

Rodrigo Román es, desde hace algún tiempo, Delegado de la Secretaría de Relaciones Exteriores en Aguascalientes, donde se ha ganado el aprecio y el reconocimiento de la gente, porque con gran sensibilidad practica una política de puertas abiertas y de ese modo atiende, escucha, y busca siempre el modo de resolver positivamente, busca el cómo si, y cuando de plano no procede la expedición de pasaporte, con sumo cuidado le explica al solicitante la razón de la negativa. De verdad, un ejemplo de servidor público, que contrasta con una gran cantidad que no atienden y que siempre buscan el cómo no.

No sólo la gente de Aguascalientes se manifiesta contenta con la atención de Rodrigo Román; también muchos zacatecanos hemos solicitado su apoyo y atención y la hemos recibido adecuadamente, y pensé en escribir estas líneas, porque ha habido expresiones de algunas autoridades hidrocálidas señalando que los delincuentes que operan de ese lado, proceden de Zacatecas, afirmativa que nos duele y lesiona la imagen de nuestra querida tierra. Por eso destaco el trabajo de Rodrigo, y de otros zacatecanos que laboran en aquellos lares, porque rescatan nuestro prestigio y acreditan que somos gente de trabajo y de respeto. Saludos y éxito, Rodrigo. Gracias por tus atenciones.

Dejar un comentario

nombre*

Correo electrónico* (no publicado)

sitio web