Navegar / buscar

CULTURA VS DELINCUENCIA

Por Gilberto González Acevedo
   En los últimos años hemos atestiguado el incremento de la delincuencia y el miedo en México; durante décadas se permitió a los grupos delictivos acumular poder e influencia y en muchos estados de la República, dicha acumulación fue tal que reemplazaron de facto a gobiernos municipales y estatales.
   Durante el gobierno de Felipe Calderón se estableció una estrategia de seguridad basada en tres ejes: enfrentar y llevar la justicia a los criminales; depurar y fortalecer los cuerpos policiacos, ministeriales y judiciales; y reconstruir el tejido social. De estos tres ejes, el que mayor notoriedad tuvo fue el primero, pues los índices de violencia se incrementaron a niveles alarmantes y no fue sino hasta finales de su gobierno que dichos índices comenzaron a bajar, mismos que luego del cambio de estrategia impulsado por Peña Nieto, volvieron a subir y ya nos encontramos en un máximo histórico para el país, que son prácticamente los mismos niveles que Colombia tiene actualmente.
   Pero a diferencia de México, Colombia viene bajando sus niveles de violencia sostenidamente y de su experiencia podemos aprender mucho.
   En 1991 Colombia tenía un índice de 81 homicidios por cada 100 mil habitantes; pero en Medellín era de 371 homicidios por 100 mil habitantes; se vivía una situación de violencia y brutalidad desmedida. La sociedad civil tuvo que participar activamente para bajar de esos 371 a los 21 que tiene actualmente (como referencia, el índice para México es de 21 en lo que va del año, y en Zacatecas fue de 33 el año pasado).
   Uno de los ejes centrales para lograr la disminución de violencia fue el impulso a la cultura, se llevó el arte a las calles para promover la recuperación de los espacios públicos y generar también un proceso de sensibilización de los habitantes al exponerlos a estímulos positivos y al abrirles un mundo de experiencias que para muchos eran desconocidas.
   Jorge Melguizo, ex secretario de Cultura en Medellín en una visita a México indicó que la violencia se combate con convivencia, y dijo además que “Si en Medellín fue posible reducir la violencia, en cualquier ciudad es posible”. Nicanor Restrepo, un empresario impulsor de la organización Empresarios por la Educación dijo referente a este tema que “El mejor negocio que hemos hecho los empresarios en Medellín es invertir en educación y cultura».
   Para la ciudad de Medellín la cultura fue fundamental en el combate a la delincuencia; sociedad civil, empresarios y gobierno trabajaron de la mano para lograrlo y es eso mismo lo que más nos está faltando en Zacatecas. Con un índice de 33 homicidios por 100 mil habitantes la situación es crítica y lamentable, pero no tanto como los 371 de Medellín y si tomamos su ejemplo podremos sin lugar a dudas mejorar nuestras vidas y respirar por fin, en un ambiente de mayor tranquilidad.

Dejar un comentario

nombre*

Correo electrónico* (no publicado)

sitio web