Navegar / buscar

AUMENTA EL TRABAJO INFANTIL EN ZACATECAS CON LA DESERCIÓN ESCOLAR

A raíz de la pandemia por Covid-19 niños, niñas y adolescentes dejaron de asistir a la escuela

En la capital zacatecana es donde se ubica la mayor parte de niños que trabajan, especialmente en la Central de Autobuses, Avenida Reyes Heroles, los cruceros del Centro Interactivo ZigZag, El Orito, el Centro Histórico de la capital y otras zonas de Guadalupe, así como en municipios más poblados como Fresnillo, Jerez o Río .Grande

Los datos más recientes publicados por la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM) arrojan que los infantes se desempeñan como vendedores ambulantes laborando por las calles de la Ciudad, aunque también una parte del trabajo infantil se concentra em las actividades agricolas, ganaderas, forestales, caza y pesca, seguido de esto la mineria, contruccion, industria y ventas.

La especialista Cecilia Infante Díaz, Directora General del Centro de Intervención en el Desarrollo argumento que la digitalización de las clases, debido a la contingencia sanitaria, excluyó a sectores de la población y propició el trabajo infantil:

“Aumentó mucho porque los papás no tenían acceso a medios electrónicos o comunicación con la escuela, o la intención de continuar con las prácticas educativas; era más fácil que, si los niños estaban ahí todo el día, empezaran con alguna actividad laboral”.

Solo en la zona conurbada Zacatecas-Guadalupe se identifica laborando a 148 personas entre 1 y 17 años, esto de acuerdo con el Departamento de Atención a la Infancia y Adolescencia del Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (SEDIF) y el Centro General de Intervención en el Desarrollo, AC.

Estos menores realizan diversas actividades para apoyar con los ingresos económicos en sus hogares; entre ellas la venta de semillas, limpiar parabrisas, malabarismo y mendicidad.

Infante Díaz asegura que las instituciones educativas registraron bajas notables en el rendimiento académico. “Los maestros por lo general no se pueden detener y eso provoca que los niños continúen con rezago educativo y, en su momento, que elijan la deserción escolar, sobre todo en secundaria” expresóActualmente México es el segundo país del continente con mayores cifras de trabajo infantil, el primero es Brasil. Las últimas cuentas dieron como resultado más de 3.3 millones de niñas, niños y adolescentes en alguna labor económica. De esa población, 2 millones de menores realizaban trabajos peligrosos o no permitidos para su edad, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Dejar un comentario

nombre*

Correo electrónico* (no publicado)

sitio web