Navegar / buscar

Arrancan las campañas electorales más grandes de la historia

Su importancia va mucho más allá de su tamaño, el rumbo del país está en juego

Hoy es el primer día de las campañas electorales 2021 y es importante que como ciudadanos reflexionemos sobre las propuestas que habremos de escuchar estos próximos meses; debemos evaluar si las promesas que los distintos candidatos repetirán una y otra vez son factibles y sobre todo, si se tiene la intención de cumplirlas. La congruencia entre las acciones en el pasado y lo que hoy pregonan es un buen indicio para darse una idea de qué tan probable es que tengan la intención de hacer lo que dirán que van a hacer.

En las elecciones que hoy arrancan están en juego 15 gubernaturas y 30 legislaturas locales, además se renovará la Cámara de Diputados, pero sobre todo, en estas elecciones hay dos visiones opuestas sobre el rumbo que deberá tomar el país.

La sociedad mexicana se encuentra altamente polarizada, y parece ser que ese choque de visiones se vuelve más irreconciliable cada día y se alimenta constantemente con los dichos de los líderes políticos de uno y otro bando que parecen estar más interesados en el poder que en el propio país.

Los ciudadanos deberemos ver más allá de toda esa nueva terminología que hoy está tan de moda y que fue creada para denostar al que piensa diferente (de ambos lados), necesitamos controlar las emociones y pensar con claridad para lograr discernir entre lo que realmente queremos para México, para Zacatecas y para Jerez.

Para hacerlo, antes deberemos darnos cuenta de que aquél que piensa distinto no es el enemigo. El verdadero enemigo de las sociedades en estos tiempos es la información falsa que pulula en las redes sociales y que miles o millones es dada por verdadera. Peor aún aquellos personajes públicos y líderes políticos que aprovechan esta situación para beneficiar sus intereses y dañan los del país.

Dentro de poco más de dos meses habremos de acudir a las urnas a emitir nuestro voto, hagámoslo con responsabilidad y civismo, razonemos y evitemos que se nos manipule para creer que nuestro vecino o compañero de trabajo es el enemigo o una especie de traidor a la patria por el simple hecho de tener opinión y voz propia.

Dejar un comentario

nombre*

Correo electrónico* (no publicado)

sitio web